Tras masacre de familia LeBarón, Trump atiza la guerra contra el narco

El presidente de Estados Unidos sostiene que ya es hora de que México y Estados Unidos le declaren la guerra a los cárteles de la droga para borrar de la faz de la tierra a las organizaciones criminales. 

La inseguridad pública sigue cobrando vidas en México y exhibiendo las carencias de la Cuarta Transformación para frenar a los cárteles de la droga, un tema que ya preocupa demasiado al gobierno de Estados Unidos, rector de la política antidrogas en América Latina. 

Tras la masacre de nueve integrantes de la familia Lebarón a manos del crimen organizado, el presidente Donald Trump dijo que “ya es tiempo de que México y Estados Unidos lleven a cabo una guerra contra los cárteles. 

Si, una guerra, dijo Trump, palabra que ha rechazado el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha dicho no a la guerra contra el crimen organizado porque, según él, estas medidas sólo generan más violencia. 

Trump, sin embargo, dijo que estaba esperando la llamada del presidente López Obrador “para ayudarlo a borrar de la faz de la tierra a los cárteles de la droga”. 

Este será uno de los temas más polémicos en la agenda bilateral entre México y Estados Unidos. El gobierno norteamericano quiere guerra contra el narcotráfico y el presidente López Obrador se niega a declararla a los criminales. “Estanos atacando las causas”, dice el presidente mexicano, quien ondea la bandera de la paz frente al crimen organizado. 

En diez meses de gobierno, en México se han cometido 30 mil crímenes. El 2019 ha sido el año más crítico en materia de violencia en muchas décadas: ningún otro presidente ha enfrentado una crisis de inseguridad tan fuerte como López Obrador. Ni Felipe Calderón, quien terminó su gobierno en 2012 con más de 100 mil ejecuciones, tuvo un inicio tan desastroso. 

Lo ocurrido en los límites de Chihuahua y Sonora con la familia Lebarón –ampliamente conocidos por sus actividades políticas y sociales y por formar parte de una comunidad que practica la región mormona –es el signo de que en México no existe una política antidrogas clara y definida. 

Los cárteles están desatados. Generan violencia por doquier, pues se sienten amos y señores del territorio y a cualquier hora del día o de la noche perpetran crímenes. Ninguna autoridad puede frenar al narcotráfico. Este es, sin duda, el mayor reto del presidente López Obrador y está perdiendo la batalla contra las mafias. 

De acuerdo con informes de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) el multihomicidio ocurrido ayer con los integrantes de la familia Lebarón y Langford pudo ser obra del grupo criminal “La Línea”, brazo armado del cártel de Juárez, uno de los grupos criminales más temibles que opera en el norte del país. 

El jefe del Estado Mayor de la SEDENA, Homero Mendoza, dijo que el grupo “la Línea” está enfrentado a la familia Salazar –viejos narcotraficantes de aquella región con amplios dominios en Chihuahua y Sonora – y han tratado de evitar que entren a Chihuahua. 

Por ello, decidieron enviar una célula criminal para operar entre Janos y Bavispe para limitar el ingreso de Los Salazar a Chihuahua. Es por ello, que el gobierno federal le atribuye a este grupo criminal la autoría de la masacre ocurrida. 

El militar expuso, además, que el mismo lunes a las 03:15 horas hubo un enfrentamiento en Aguaprieta entre miembros de “La Línea” que opera en Chihuahua y los Salazar, cuyo bastión es el estado de Sonora. 

Mendoza dijo que las tres camionetas donde fueron agredidas las familias no salieron a la misma hora, ni en convoy, por lo que se logró precisar que la primera agresión ocurrió a las 9:40 horas y la segunda a las 11:00 horas, cuando atacaron al resto de las unidades. 

Lo ocurrido en realidad fue una verdadera masacre. Las autoridades pudieron acreditar con evidencias que en la primera agresión se contabilizaron más de 200 cartuchos calibre .223 marca Remington de fabricación norteamericana, que usan las armas M16 y R15. 

El presidente López Obrador dijo que se investigará el asesinato múltiple para dar con los responsables. ¿Por qué ofreció investigar a fondo? ¿Por la presión de Donald Trump? ¿Porque se trata de familias mexico-americanas? 

La realidad es que López Obrador no ha sido tan enfático en ahondar en las investigaciones para aclarar los 30 mil muertos que suma su gobierno como lo hizo ahora con el caso Lebarón. 

El cártel de Juárez 

El cártel de Juárez y su brazo armado “la Línea” es una de las organizaciones más longevas del país. El cártel fue fundado por Pablo Acosta Villarreal, “El Zorro de Ojinaga”, en los años sesenta. Este capo empezó en el mundo del hampa como fayuquero, luego le entró al contrabando y posteriormente se afianzó en el tráfico de drogas. 

Acosta Villarreal murió a principios de los ochenta, cuando el policía Guillermo González Calderoni lo iba a detener, Pablo Acosta le dijo: “Si tienes tangos güevos ven por mi”. Calderoni y su gente ingresaron al rancho para capturarlo, pero antes de que eso ocurriera Acosta se suicidó de un disparo en la cabeza. 

Tras la muerte de Pablo Acosta, el mando del cártel lo tomó Rafael Aguilar Guajardo, quien fue asesinado en 1993 en Cancún, Quintana Roo, cuando iba a tomar una lancha que lo llevaría a la isla de Cozumel. 

En 1993, Amado Carrillo, socio de Aguilar, tomó el control del cártel de Juárez: lo hizo crecer hasta convertirlo en uno de los más poderosos y boyantes del mundo. Carrillo Fuentes, conocido como “El Señor de los Cielos”, se afianzó en el negocio del tráfico de drogas, pero en 1997, según la versión oficial, murió tras someterse a una cirugía plástica y liposucción. 

Otra versión sostiene que Carrillo Fuentes negoció con el gobierno federal a cambio de no traficar con drogas en México. Lo cierto es que tras su muerte o desaparición negociada, el mando del cártel de Juárez lo tomó Vicente Carrillo Fuentes, “El Viceroy”. 

Este personaje creó al grupo “La Línea”, el brazo armado del cártel, uno de los más violentos que operan en Chihuahua y Sonora y a quienes le atribuyen la masacre de la familia Lebarón. 

Vicente Carrillo fue detenido en octubre de 2014. Fue detenido por el Ejército. En el momento de su captura se identificó con una licencia a nombre de Jorge Sánchez Mejía. 

El cártel de Juárez está considerado como el quinto más poderoso que opera en México, después de SinaloaCártel de Jalisco, Zetas y Golfo. Sus dominios llegan a unos diez estados, pero su base de operaciones es el estado de Chihuahua y en Sonora están enfrentados con los Salazar, otra banda temible.

Rate this item
(1 Vote)
Ricardo Ravelo

Ricardo Ravelo es periodista desde hace 32 años. Fue reportero del semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca y los temas relacionados con el crimen organizado. Es autor de diez libros en los que aborda el explosivo flagelo del narcotráfico.

Entre otros títulos, ha publicado Herencia Maldita (Grijalbo 2006); Narcomex (Debate 2012); Osiel: Vida y tragedia de un capo (Grijalbo 2009); En Manos del Narco (Ediciones B 2017); Los Zetas, La Franquicia Criminal (Ediciones B 2014); Ejecuciones de periodistas: Los Expedientes (Grijalbo 2017) y Los Incómodos I y II (Planeta 2018). Ha sido conferencista en España, Brasil, Perú y Estados Unidos.

Actualmente es director editorial del portal de noticias Contactopolítico.com y columnista del diario electrónico SinEmbargo.com.mx

Tweets al momento

¡Presidente!: Sin Sorpresas https://t.co/Kvo9PZCXfu
Frente a Crímenes de Periodistas, ni una Palabra de AMLO https://t.co/CIZNtzb5Yk @Rravelo27
Un Año Fallido https://t.co/qb6A1UbX4I @Rravelo27
Soberanía, una violación permanente https://t.co/oVIJ9OI9r5 @Rravelo27
Follow Contacto Político on Twitter