Veracruz: Aliados de Los Zetas, intocados.

En su larga etapa de esplendor en el estado de Veracruz, entre el año 2000 y el 2016, el cártel de “Los Zetas” controló territorios a sangre y fuego, puso a su servicio a buena parte de las corporaciones policiacas y se posicionó en varios municipios con el respaldo de empresarios, alcaldes, síndicos, regidores, diputados y senadores. Actualmente, la estructura política y financiera está intocada.

El poder de “Los Zetas” alcanzó tan altos vuelos que se dieron el lujo de financiar las campañas políticas de alcaldes y diputados en Veracruz, lo que explica la impunidad con la que operaban y el elevado nivel de violencia que actualmente padece esa entidad, pues sus redes y complicidades se extendieron a todos los niveles, de acuerdo con datos oficiales.

De esta manera, dicha organización criminal –empezó en 1997 como brazo armado del cártel del Golfo – enganchó a nuevos aliados en el poder político local, y hasta la fecha siguen vinculados con ese cártel. Así, el poder político y el criminal se fusionaron en una alianza que hasta hoy parece indestructible y que ha derivado en una guerra sin cuartel con el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJ NG), la organización criminal que se afincó en el estado en 2016, cuando el panista Miguel Ángel Yunes Linares ganó la gubernatura.

Los pormenores de este tejido criminal construido en Veracruz –una de las entidades más violencias donde el presidente Andrés Manuel López Obrador puso en marcha La Guardia Nacional –se conocieron tras la captura, en mayo de 2012, se Luis Alberto Pérez Casanova y/o José Luis Rivera Maldonado) conocido en el mundo del hampa como “El Casanova”.

Su captura, a cargo de efectivos de La Armada, ocurrió en el fraccionamiento Las Ánimas de Xalapa, Veracruz, tras realizarse una denuncia anónima justo cuando el jefe de Los Zetas realizaba disparos al aire y escandalizaba en la vía pública.

Al momento de ser detenido, “El Casanova”, según el parte oficial, traía consigo tres armas cortas y una larga; quince cargadores, 242 cartuchos, dos granadas de fragmentación, tres paquetes de marihuana y noventa y seis dosis de cocaína, presuntamente para su venta.

Tras ser puesto a disposición de la PGR, en particular de la entonces Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), el jefe de Los Zetas comenzó a declarar lo que sabía sobre las relaciones de algunos políticos veracruzanos con el cártel nacido en Tamaulipas.

En la Averiguación Previa PGR/SIEDO/UEIDCS/127/2012, integrada luego de su captura, Pérez Casanova declaró, por ejemplo, que el cártel al que pertenece financió las campañas de diputados locales (las elecciones se efectuaron en junio de 2012) en los municipios de Actopan, Veracruz (puerto) y Perote, entre otros distritos, y que a través de un enlace, al que refiere con el nombre de César Gutiérrez, ha tenido contacto con el senador José Pepe Yunes (Zorrilla), mencionado como uno de los fuertes aspirantes para suceder al entonces gobernador Javier Duarte de Ochoa.

De acuerdo con el dicho del testigo, esta base política le ha permitido al cártel de “Los Zetas” mantenerse activo en el estado de Veracruz; también dijo que una de sus funciones dentro del grupo criminal era mantener contacto con los alcaldes de Alto Lucero, Las Vigas, Jalcomulco, Cardel, Tatanila, Alcajete y Naolinco, entre otros, “a quienes les solicitan que sus corporaciones policiales estén listas para apoyarlos en sus actividades ilícitas o simplemente para que se mantengan en buen estado los caminos secundarios y brechas que les permitan transitar el tráfico de narcóticos, armamento y personas”.

En la red de protección de “Los Zetas” Pérez Casanova también implicó a Laurentino Capistrán, quien en 2012 fungía como juez de distrito en el puerto de Veracruz y a quien, según el señalamiento del testigo, le pagaban entre 50 y 100 mil pesos por sacar de la cárcel a gente de la organización. No es todo: Dijo que “Los Zetas” desde entonces son apoyados por una amplia red de empresarios. Y mencionó los nombres, entre quienes resaltan Marcos Salas, quien los apoya con maquinaria en el pueblo de Alto Lucero; Rafael Acosta Croda (Fue candidato del PAN a la presidencia municipal de la ciudad de Veracruz ), empresario hotelero y constructor.

De Acosta Croda dijo más: Mencionó que tiene un motel en la avenida Lázaro Cárdenas de Xalapa, por la salida a Veracruz, y que apoyó a Los Zetas con cuartos para hospedaje de los miembros del grupo criminal y refirió que ese lugar también lo usaban para esconder a las personas privadas de su libertad.

En la lista de empresarios que, según Pérez Cosanova, formaron parte de Los Zetas de Veracruz también mencionó a Isidro Huesca, propietario de ferreterías, quien hasta el año 2012 los apoyaba con 500 mil pesos mensuales; Antonio Domínguez Domínguez, dueño de restaurantes y taquerías, les otorgaba la comida gratis; José Barajas, vendedor de motos, les aportaba vehículos a mitad de precio para las tareas que realizaban los halcones (Espías de Los Zetas).

En la lista de empresarios referidos por Pérez Casanova no escapa Rubén Ortiz Olivares, El Pencho, señalado por el testigo como operador financiero del cártel de Los Zetas en la zona centro del estado. Particularmente opera en las demarcaciones que conforman el corredor industrial de Córdoba, Fortín de las Flores y Orizaba.

En su declaración dijo que este personaje “se encarga de adquirir bienes inmuebles, vehículos, casas de seguridad y bodegas a través de la casa inmobiliaria ´Olimpus´, manifestando, además, que “la propietaria de la citada empresa es la señora Selva Perdomo”, esposa de “El Pencho”.

Sobre Ortiz Olivares, Pérez Casanova añade más datos: dice que también participaba en la construcción de pistas de aterrizaje, todo con dinero producto de las actividades de la organización criminal denominada Los Zetas; este sujeto, de acuerdo con la declaración del testigo, también se encargaba del lavado de dinero y de administrar propiedades de El Lazca (Heriberto Lazcano Lazcano, fundador de Los Zetas y presuntamente asesinado en Coahuila) y del Z-40 (Miguel Ángel Treviño Morales), éste último está preso desde julio del 2013.

Desde el 2016, el cártel de Los Zetas fue debilitado en algunos municipios de Veracruz, pero no está extinguido. El CJNG le disputó varias plazas y actualmente están enfrentados por el control de esa entidad, clave en el Golfo de México para el trasiego de drogas y para las 24 tipologías delictivas que desarrollan estos cárteles, entre las que destacan la extorsión, el cobro de piso, el tráfico de personas, la piratería, control de giros negros, entre otras.

En la región sur de Veracruz, particularmente en Coatzacoalcos, opera una célula de “Los Zetas” desde finales de los años noventa, cuando Osiel Cárdenas encabezada el cártel del Golfo y “Los Zetas” fungían como el brazo ejecutor de ese grupo criminal.

Actualmente, “Los Zetas” son un cártel independiente, violento y pernicioso como pocos en el mapa criminal. Mantienen su estructura política intocada lo mismo que su base financiera. Desde hace menos de una década funcionan como una franquicia: rentan el nombre de la organización criminal para que nuevos grupos delincan con su firma y asesinan y descuartizan a quienes, sin autorización ni pago, se hagan pasar como Zetas para cometer delitos.

En Veracruz controlan la zona sur y centro; operan en las zonas portuarias y en las aduanas y cobran cuota a empresarios de distintos giros. Varios alcaldes figuran como sus aliados y a cambio de protección les piden una suma mensual, así como una tajada de la obra pública municipal que, en muchos casos, ellos mismos planean de acuerdo con sus fines criminales.

Rate this item
(0 votes)
Last modified on Wednesday, 22 May 2019 01:17
Ricardo Ravelo

Ricardo Ravelo es periodista desde hace 32 años. Fue reportero del semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca y los temas relacionados con el crimen organizado. Es autor de diez libros en los que aborda el explosivo flagelo del narcotráfico.

Entre otros títulos, ha publicado Herencia Maldita (Grijalbo 2006); Narcomex (Debate 2012); Osiel: Vida y tragedia de un capo (Grijalbo 2009); En Manos del Narco (Ediciones B 2017); Los Zetas, La Franquicia Criminal (Ediciones B 2014); Ejecuciones de periodistas: Los Expedientes (Grijalbo 2017) y Los Incómodos I y II (Planeta 2018). Ha sido conferencista en España, Brasil, Perú y Estados Unidos.

Actualmente es director editorial del portal de noticias Contactopolítico.com y columnista del diario electrónico SinEmbargo.com.mx

Tweets al momento

¡Presidente!: Sin Sorpresas https://t.co/Kvo9PZCXfu
Frente a Crímenes de Periodistas, ni una Palabra de AMLO https://t.co/CIZNtzb5Yk @Rravelo27
Un Año Fallido https://t.co/qb6A1UbX4I @Rravelo27
Soberanía, una violación permanente https://t.co/oVIJ9OI9r5 @Rravelo27
Follow Contacto Político on Twitter